Warning: Declaration of WarpMenuWalker::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::end_el(&$output, $item, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 61

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/config.php on line 48
Psicologos en Madrid. Pozuelo - Terapia de pareja Madrid

Ayudemos a nuestros hijos a crecer: El refuerzo positivo

Escrito por Lidia Carmena el . Posteado en Psicología, Psicologia Infantil

blog niños playa

De sobra es conocida la importancia de dar refuerzos/premios a los más pequeños, como medida para conseguir establecer conductas deseables y adecuadas. Las leyes del aprendizaje demuestran que utilizar el reforzamiento con nuestros hijos es la mejor fórmula para ayudarles a crecer. Evitar el castigo, dejándolo reservado únicamente para las conductas inapropiadas. Alentar (reforzar) a un niño cuando recoge sus cubiertos de la mesa le indica el camino adecuado para mejorar, y propiciaremos que lo repita; mientras que si le regañamos por no haberlo hecho, conseguiremos que solo aprenda a que está mal no hacerlo, pero seguirá sin sabe que se hace exactamente después de comer.

Está clara la importancia de ofrecer un refuerzo a nuestros hijos cuando hacen las cosas bien: ¡Estupendo, Juanito! Has dejado el cuarto muy recogido, ¡Genial, Ana! Estoy muy orgulloso de que estés estudiando tanto. Pero, ¿Qué pasa cuándo las conductas no son del todo adecuadas? Es entonces, cuando debemos poner en marcha el refuerzo “bajando el listón”. Realizaremos un moldeamiento de sus conductas, como si fueran plastilina, y reforzaremos las conductas que sin ser perfectas, se aproximan a lo que esperaremos en el futuro. Ejemplo: Un niño que estudia quince minutos al día acabará estudiando una hora, si le reforzamos progresivamente por estudiar un poco más.

No esperes a que tu hijo se comporte adecuadamente para que se gane tu halago o premio. Nadie nace sabiendo, y hasta que se consigue hacer algo correctamente todos necesitamos práctica y que nos alienten. Tú como padre puedes ayudar a enseñarle de forma sana y fomentando una relación afectuosa.

Carmen Blanco Fernández

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Lidia Carmena

Directora y fundadora de Actúa, desarrolla su actividad profesional como psicóloga en el ámbito de la psicología clínica y de la salud desde 2004, colaborando en distintos centros privados, su experiencia se desarrolla en la evaluación e intervención psicológica de adolescentes, adultos, familia y terapia de pareja.

Comentarios (4)

  • Diana

    |

    Es verdad. Mi hijo empezó a darme bofetadas, le regañaba y no tenía mayor éxito, cuando se olvidaba a los cinco minutos lo volvía a intentar. Cuando me dí cuenta, empecé a enseñarle a acariciarme la cara cada vez que intentaba darme y he descubierto que de acariciar sí que se acuerda.

    Responder

  • Juan

    |

    Me gusta la comparación con la plastilina. Me ayuda a ver a mi hijo de otra manera. Gracias

    Responder

  • Sara

    |

    excelente información, tanto para educar, enseñar y ayudar a nuestros hijos a salir adelante de problemas, gracias a ese refuerzo positivo del que hablas, nos ayuda mucho a los padres para saber llevar adelante a nuestros hijos.

    Responder

    • Lidia Carmena

      |

      Muchas gracias por tu comentario!

      Responder

Deja un comentario