Warning: Declaration of WarpMenuWalker::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: Declaration of WarpMenuWalker::end_el(&$output, $item, $depth) should be compatible with Walker_Nav_Menu::end_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 678

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/system.php on line 61

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/34/d361114758/htdocs/actuapsicologia.com/wp-content/themes/yoo_glass_wp/warp/systems/wordpress/helpers/config.php on line 48
Psicologos en Madrid. Pozuelo - Terapia de pareja Madrid

Soltar no es perder.

Escrito por Lidia Carmena el . Posteado en Psicología

blog.control

“Soltar no es perder…sino abrirse a incorporar algo nuevo”

Intentar “tener todo bajo control” puede que aparentemente tenga beneficios, ya que planificar, prepararse, anticiparse, ser responsables y precavidos pueden resultar acciones positivas si se convierten en una conducta para el logro de nuestras metas.

Creemos que así controlaremos no cometer errores, no equivocarnos, que todo esté en su sitio y que las cosas salgan como esperamos. Sin embargo cuando “tener todo bajo control” se convierte en una necesidad y en un hábito acabamos siendo intolerantes a los errores que surgen, vivimos pensando solo en conseguir los objetivos que nos hemos marcado y no disfrutamos del proceso, vivimos en una constante preocupación por si ocurre algo que no se encontraba dentro de nuestros planes, o por si alguien hace o expresa cosas que no se encontraban dentro de nuestra visión de cómo “deberían o tendrían que ser las cosas”.

De está manera nos cuesta dejarnos llevar por el fluir natural de la vida, nos sentimos inseguros ante situaciones nuevas y nos cuesta mucho más adaptarnos a los cambios.

¿Cómo podemos liberarnos de la necesidad de tener todo bajo control, sentirnos más seguros, y adaptarnos mejor a las nuevas situaciones?

Te proponemos algunas sencillas estrategias:

Aceptar como parte de la vida que existen variables externas o acciones de otros que no podemos controlar. Recordar que existen variables externas sobre las que no tenemos control. Es positivo identificar cuáles son esas variables o factores y aceptarlas como parte de la vida.

Enfocarnos en lo que sí podemos tener control. Reconocer hasta dónde podemos llegar, hacer nuestra parte lo mejor posible. Sólo podemos ocuparnos de lo que sí tenemos control, no de todo ni de todos.

Darnos permiso para cometer “errores”. En lugar de llamarlos errores, podemos verlos como espacios para aprender. Es positivo observar nuestros errores y resultados no esperados como lo que son: espacios que nos ayudan en el camino de nuestra evolución como ser humano y que nos dan una excelente retroalimentación para otras situaciones.

Liberarnos de las cargas emocionales del pasado. Aprender del pasado, y dar un nuevo significado a las situaciones negativas para poder vivir plenamente el presente y rediseñar el futuro.

Dejar de responsabilizarnos de la vida de los demás. Darles a ellos la oportunidad también de que se ocupen de los espacios y asuntos que le son propios. Permitirles ser responsables de su propia vida.

Respetar los puntos de vista de los demás. Aprender a aceptar y respetar el punto de vista del otro no implica que estemos de acuerdo pero si que lo respetamos. La versión del otro implica relacionarnos mejor a pesar de las diferencias de valores y criterios. Recordar que cada uno tiene una historia de vida y un aprendizaje distinto al nuestro y no gastar tanta energía en imponer nuestro criterio.

Cambiar alguna de nuestras rutinas diarias. Cambiar aquellas cosas que son hechas de una determinada manera porque siempre lo hicimos así y lo seguimos haciendo como robots, es una tarea sencilla que simplemente requiere pequeños cambios diarios como introducir nuevas acciones o conductas y sin embargo tiene unos beneficios muy positivos y resultados a corto plazo en nuestra flexibilidad, estado de ánimo y en nuestra adaptación a los cambios.

Identificar nuestros miedos e inseguridades e ir afrontándolos gradualmente.

Hacer un ejercicio diario de dejarnos llevar y fluir con los acontecimientos que van sucediendo.

Valorarnos y aceptarnos incondicionalmente con nuestras sombras y fortalezas. Somos seres humanos, no seres perfectos. Cuanto más trabajemos en la aceptación y reconocimiento de nosotros mismos, lograremos mayor seguridad en nosotros y por tanto aceptaremos a los demás con sus defectos y virtudes, además de aceptar cualquier cosa que detectemos que no podemos cambiar para concentrarnos en lo que sí podemos. Cuando uno se acepta a si mismo tal y como es, potenciando sus fortalezas, comprende que nadie ni nada es perfecto y se siente más libre y relajado para vivir y crear lo que desee en su vida.

Cuando te observes queriendo tener todo bajo control, para un momento. Reflexiona y piensa que el único autocontrol que necesitas es el de tus pensamientos. Allí es donde tienes que influir para dirigir tus emociones y acciones hacia los resultados que tú desees, haciendo uso lo mejor que puedes de ti mismo y del exterior.

“Entrénate a soltar aquello que tienes miedo a perder”.

Lidia Carmena León

Ayudemos a nuestros hijos a crecer: El refuerzo positivo

Escrito por Lidia Carmena el . Posteado en Psicología, Psicologia Infantil

blog niños playa

De sobra es conocida la importancia de dar refuerzos/premios a los más pequeños, como medida para conseguir establecer conductas deseables y adecuadas. Las leyes del aprendizaje demuestran que utilizar el reforzamiento con nuestros hijos es la mejor fórmula para ayudarles a crecer. Evitar el castigo, dejándolo reservado únicamente para las conductas inapropiadas. Alentar (reforzar) a un niño cuando recoge sus cubiertos de la mesa le indica el camino adecuado para mejorar, y propiciaremos que lo repita; mientras que si le regañamos por no haberlo hecho, conseguiremos que solo aprenda a que está mal no hacerlo, pero seguirá sin sabe que se hace exactamente después de comer.

Está clara la importancia de ofrecer un refuerzo a nuestros hijos cuando hacen las cosas bien: ¡Estupendo, Juanito! Has dejado el cuarto muy recogido, ¡Genial, Ana! Estoy muy orgulloso de que estés estudiando tanto. Pero, ¿Qué pasa cuándo las conductas no son del todo adecuadas? Es entonces, cuando debemos poner en marcha el refuerzo “bajando el listón”. Realizaremos un moldeamiento de sus conductas, como si fueran plastilina, y reforzaremos las conductas que sin ser perfectas, se aproximan a lo que esperaremos en el futuro. Ejemplo: Un niño que estudia quince minutos al día acabará estudiando una hora, si le reforzamos progresivamente por estudiar un poco más.

No esperes a que tu hijo se comporte adecuadamente para que se gane tu halago o premio. Nadie nace sabiendo, y hasta que se consigue hacer algo correctamente todos necesitamos práctica y que nos alienten. Tú como padre puedes ayudar a enseñarle de forma sana y fomentando una relación afectuosa.

Carmen Blanco Fernández

Comunicación en pareja: La escucha activa

Escrito por Lidia Carmena el . Posteado en Psicología

blog1

Uno de los problemas principales que pueden aparecer en nuestra relación de pareja están relacionados con una falta de habilidades y herramientas de comunicación. Es necesario, por tanto adquirir este tipo de habilidades para poder relacionarnos mejor con el otro a todos los niveles, sentir que nuestra pareja nos comprende y podemos entender al otro y así potenciar uno de los elementos que diferencian toda relación de pareja: el apoyo mutuo, “cuento contigo y puedes contar conmigo”. Una de las mejores maneras de desarrollar una buena comunicación con nuestra pareja es aprender a escuchar, y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Algunos aspectos que nos pueden ayudar a enfocarnos en la escucha activa serían:

  • Prepararnos interiormente para escuchar: identificar el contenido de lo que dice, el objetivo que tiene su comunicación y los sentimientos que expresa.
  • Mostrar una actitud de escucha utilizando tanto la comunicación verbal (asentir, resumir lo que dice, cuidar el tono de voz) como la no verbal (contacto visual, inclinación del cuerpo, gestos, etc.), intentando que ambas sean coherentes y positivas.
  • Es fundamental prestar atención para no caer en algunos de los errores más comunes cuando escuchamos, y así no interrumpir cuando el otro hable, no juzgar lo que el otro nos expresa, no contar “tu historia” cuando el otro necesita hablarte o evitar tener las respuestas ante un problema, antes incluso de que nos haya contado la mitad.
A continuación se detallan algunas de las habilidades para aprender a desarrollar la escucha activa y así fomentar una comunicación mas eficaz en pareja:

  • Mostrar empatía: Empatizar con el otro es tratar de “ponernos en su lugar y meternos en su piel” es decir, entender sus motivos. Es escuchar sus sentimientos y hacerle saber que “nos hacemos cargo”, intentar entender lo que siente esa persona. Esto no significa estar de acuerdo con la posición del otro, solo es mostrar que le entendemos. Nos puede ayudar utilizar expresiones como: “entiendo lo que sientes”, “noto que…”.
  • Parafrasear. significa repetir o verificar con las propias palabras que ha utilizado nuestra pareja lo que acaba de decir. Es muy importante ya que ayuda a comprender lo que el otro está diciendo y permite verificar si realmente le estamos entendiendo y no lo hemos interpretado mal. Por ejemplo: “Entonces, según veo, lo que quieres decir es que…”, “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • Reflejar el estado emocional. Es importante también reflejar al otro que hemos comprendido sus emociones y sentimientos.
  • Validar: Mostrar que se acepta lo que el otro dice. Es aceptable lo que se dice, intentar comprenderle desde su punto de vista y sus motivos; aunque no se esté totalmente de acuerdo.
  • Resumir: Mediante esta habilidad informamos a la otra persona de nuestro grado de comprensión o de la necesidad de mayor aclaración. Algunas expresiones serían: “Si no te he entendido mal entonces dices que…”, “Lo que me estás diciendo es…”,”¿Estoy en lo cierto?”.


Aprender habilidades de escucha activa es solo el principio para desarrollar una comunicación saludable y positiva en pareja, y el primer paso para poder potenciar al máximo la relación de pareja.

Lidia Carmena León.

Bienvenidos a Actúa Psicología

Escrito por Lidia Carmena el . Posteado en Psicología

blog4

¡Os damos la bienvenida al blog de Actúa Psicología!

Hemos diseñado un nuevo espacio que nace de nuestra trayectoria profesional y pasión por la psicología, donde queremos compartir información, recursos y estrategias que nos acerquen a un mayor bienestar y calidad de vida. Un blog práctico y positivo, enfocado desde la continua especialización profesional, motivación personal y claridad con la que abordamos nuestro trabajo diario.

Arrancamos con muchas ganas hacia un camino lleno de momentos para explorar, lugares donde hacer una parada y reflexionar sobre nuestras necesidades, oportunidades para confiar en nosotros mismos y descubrir todo nuestro potencial, experiencias que nos ayuden a comprender y a acercarnos a las personas que queremos, ocasiones para dejar el miedo atrás y decidir actuar,  y por supuesto tiempo para desconectar, relajarnos y ¡disfrutar!

Esperamos tenerte cerca  y que con tus comentarios y aportaciones podamos llenar entre todos este blog de momentos que nos impulsen a ver las cosas desde una nueva perspectiva y que nos animen a seguir adelante, en definitiva un espacio donde sumar momentos felices.

¡Comenzamos!