trastorno de ansiedad

Ataques de pánico

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico puede explicarse como una subida momentánea de ansiedad, que es experimentada de forma muy intensa y percibida como una pérdida de control por parte de la persona que lo sufre. La experiencia de ansiedad, en estos casos es muy intensa y desagradable y suele provocar un miedo intenso a las propias sensaciones físicas, así como pensamientos o preocupación por perder el control, volverse loco o sentir que puede morir de forma inminente.

Cuando se sufre este problema las sensaciones de terror llegan de forma repentina y sin previo aviso. La persona no puede anticipar cuando va a ocurrir, con lo cuál existe una continua preocupación de que en cualquier momento se va a presentar otro ataque, presentando una ansiedad intensa.

Además, en algunos casos, algunas personas que sufren ataques de pánico, como forma de evitar esas sensaciones de miedo intensas dejan de realizar actividades diarias normales como ir a la compra, conducir o incluso salir de casa o solo pueden hacerlo acompañadas de alguien en quien confíen. Básicamente, evitan cualquier situación que pueda hacerles sentir indefensas si ocurriera un ataque de pánico, llegando a tener sus vidas muy restringidas. Esto es lo que se conoce como agorafobia. Hay que destacar que un tratamiento adecuado del trastorno de pánico puede frecuentemente detener el progreso hacia la agorafobia.

Sin embargo los estudios demuestran que un tratamiento adecuado desde la terapia cognitivo conductual junto con apoyo de fármacos específicos ayuda al 70-90% de las personas que sufren estos problemas, apreciando una significante mejoría entre 6 a 8 semanas después de iniciarse el tratamiento.

 

¿Cómo te ayudamos? Nuestro Tratamiento.

En Actúa Psicología estamos especializados la detección, evaluación y abordaje de este problema y una vez realizada un evaluación detallada del problema analizando los factores que de inicio y mantenimiento elaboramos un plan de tratamiento específico adecuado a cada persona y problemática. Algunos de nuestros objetivos terapéuticos para el abordaje de los ataques de pánico son:

  • Favorecer la comprensión del problema por parte de la persona y de sus familiares o entorno.
  • Reducir los niveles de ansiedad, y activación psicofisiológica de la persona mediante distintas técnicas de respiración, relajación y atención plena.
  • Manejar y gestionar el miedo a las propias sensaciones corporales y emocionales que aparecen en esos momentos.
  • Trabajar mediante técnicas de exposición gradual a distintas situaciones temidas.
  • Identificar y cambiar los pensamientos y creencias erróneas que mantienen el problema.
  • Potenciar una relación más regulada con las emociones desagradables como el miedo, la ansiedad o la inseguridad.

Para ello trabajamos desde una orientación cognitivo conductual en el aprendizaje y reestructuración de los pensamientos automáticos adentrándonos también en el análisis de la biografía de la persona para localizar su sistema de creencias, localizando las menos adaptativas o adecuadas para facilitar el cambio.