kids-cespd

Trastornos de ansiedad infantil

¿Qué son los transtornos de ansiedad infantil?

Los trastornos de ansiedad infantil son los más frecuentes en la clínica infantil. Emociones como el miedo, la ansiedad o la tristeza aparecen de forma natural a lo largo del desarrollo de cualquier persona. Estamos preparados para experimentar estas reacciones y cumplen un valor adaptativo importante puesto que nos señalan situaciones o contextos que no estamos preparados para afrontar o bien aquellas cosas que nos agradan e interfieren en nuestra satisfacción. En algunas ocasiones, tanto la ansiedad como la respuesta de miedo, se presentan en un grado patológico que interfiere en la vida del niño o adolescente.

Estos trastornos de ansiedad infantil pueden llegar a suponer un claro obstáculo en el funcionamiento académico, social y personal del niño y en algunas ocasiones, al tratarse de una intensificación de reacciones o miedos considerados normales, su identificación como patología puede ser difícil.

La expresión de estos problemas puede darse bajo múltiples formas: quejas físicas, hiperactividad, desobediencia, apego exacerbado, rechazo a ir al colegio…

En el caso de la ansiedad infantil se trataría de la aparición de malestar intenso con sentimientos de aprensión sin causa objetiva aparente o de forma injustificada. La consecuencia habitual de la presencia de estos síntomas es la puesta en marcha de conductas de evitación (llanto, quejas, huida o aislamiento) con el fin de tomar distancia de la situación o estímulo que genera dicha ansiedad o malestar. Los efectos a medio plazo de esta problemática pueden derivar en baja autoestima, tristeza e inadaptación.

En el caso de la respuesta del miedo, hay que prestar atención a las claves que nos indican que no estamos ante un miedo evolutivo, propio y característico de la edad madurativa en la que se encuentra el niño, sino ante reacciones con carácter patológico:

  • En la respuesta de miedo patológica aparece como consecuencia clara la interferencia en el funcionamiento normal del niño.
  • No desaparecen con la edad.
  • La respuesta de miedo intensa aparece ante estímulos inofensivos o bajo control.
  • Las conductas de evitación que el niño pone en marcha interfieren en su rutina habitual y en definitiva en su bienestar y sentido de seguridad.

Los trastornos de ansiedad infantil que se pueden presentar en niños y adolescentes son los siguientes:

  • Ansiedad de separación.
  • Fobia escolar.
  • Fobia social.
  • Fobia específica.
  • Trastorno obsesivo compulsivo.

 

¿Cómo te ayudamos? Nuestro Tratamiento.

En Actúa somos especialistas en el abordaje de los trastornos de Ansiedad en la infancia y adolescencia.

Una vez realizada la evaluación de problema y el análisis de los distintos factores de inicio y de mantenimiento elaboramos un plan de tratamiento específico para el niño o adolescente partícipes a los padres de todo el proceso.

Otra parte importante en esta primera parte de la evaluación es desarrollar un vínculo positivo y de confianza con él condición imprescindible para que el tratamiento sea eficaz. El niño o adolescente tiene que sentirse en las sesiones en un entorno seguro de escucha, compresión y validación.

El tratamiento psicológico, en general, irá orientado a reducir la respuesta de ansiedad y a facilitar al niño o adolescente las estrategias y herramientas necesarias para afrontar de manera eficaz la situación o estímulo que valora como amenazante:

  • Entrenar a los padres en las respuestas adecuadas ante la conducta de temor o ansiedad de su hijo.
  • Entrenar al niño/adolescente en técnicas de relajación o atención plena para disminuir la respuesta de ansiedad.
  • Aumentar la confianza en sí mismo señalando sus habilidades y capacidades.
  • Cambiar la percepción que el niño/adolescente tiene sobre la situación atemorizante y que conozca la conexión que existe entre su emoción de miedo o ansiedad y sus pensamientos.
  • Proporcionar al niño/adolescente las estrategias de afrontamiento necesarias para exponerse a la situación específica que le genera malestar.
  • Crear las condiciones necesarias para que el niño o adolescente se exponga de forma pautada y controlada a la situación generadora de ansiedad.

En general, nuestro tratamiento está dirigido a disminuir la respuesta física de ansiedad, cambiar la percepción sobre la situación y a modificar el comportamiento del menor ante dicha situación.